EL AMOR ES ESPERAR, PERO SÓLO CUANDO LLEVA A ALGUNA PARTE

Hola. Esto me parece extraño. Hace casi un año (supongo) un chico me agrego a Facebook. Yo no acepto desconocidos, pero él llamó mi atención de una particular manera así que lo acepté. Él no es el tipo de chico que me gusta, vaya ¡él es guapísimo!, con buen físico pero con cierta finta de patán. Yo siempre suelo ir por el promedio y no ser una más que anda tras esos “semidioses”.

Entonces, el 15 de Febrero recibí un mensaje suyo. Yo tenía otro contacto con su mismo nombre así que pensé que era ese otro chico, pero al mirar dos veces ¡pom! era él. Me habló como si nos conociéramos de toda la vida con un “Hola Marian ¿como has estado?” y eso me dejo fría, pero de una buena manera. Seguimos charlando y me dijo que siempre había querido hablarme pero que no había podido por tiempo y otras cosas (que tenía novia, la cuál había dejado 2 semanas atrás) y comenzamos a platicar y así durante un mes, todos los días, todas las horas, llamadas de Skype de 15 horas.

Él vive en Colombia y yo en México, pero para nosotros la distancia no ha sido gran problema, hasta el momento. Verán, él jamás preguntó mi edad y resulta que tengo 16 y él 25. Un día que ya me tenía un poco harta por su ligero narcisismo me preguntó: “¿Me besarás o no?”, a lo que yo respondí “Depende, ¿quieres ir a la carcel o no?” Entonces me pregunto “¿Por qué? ¿Acaso eres menor?” y yo respondí que sí. Él dijo que no estaba bien que habláramos y yo dije que estaba de acuerdo.

Yo sufrí demasiado. Lloré una semana seguida, no podía dormir ni sonreír por que yo sabía que lo que sentí por él era diferente, creía que había enloquecido porque para mí no era posible que alguien a quien no he tocado, no he visto, olido o besado me hiciera sentir en las nubes, que al escuchar su voz me dejara sin aliento, soñar con él y a la mañana siguiente despertar y que ningún otro chico me importara. Pero ahora nada de eso importaba porque todo había terminado.

Pasaron los días y el “llamo” me dijo que me extrañaba y no podía estar si mi,que yo era su chicha ideal, que solo pensaba en mi, que no era el mismo desde que lo dejé y seguimos.

La siguiente vez que “rompimos” fue por que el ya no me llenaba y se lo dije. ¡Ja! Se sentía como una maldita. Me dejó en paz por unos días y yo muy a pesar aún lo extrañaba, pero él llamó de nuevo y me dijo algo similar y que si no me llenaba era su culpa por ser tan aburrido, que yo no tenía culpa de nada. Entonces seguimos, pero de nuevo no resulto y después… adivinen… Sí, él volvió a llamar pero esta vez es diferente porque no nos decimos “amor” ni “te adoro” ni “nuestros hijos” ni nada de eso, solo hablamos. Pero el hombre asegura que seré para él.

A veces me da miedo, parece que quiere casarse conmigo, que de verdad esta enamorado, que de verdad me ama y no me parece lógico. Ayer me dijo: “Marian eres tan jodidamente bien hecha para mi y siento que quiero pasar el resto de mi vida contigo” y, repito, eso me asusta. Me da miedo que el quizá de verdad ya quiere una familia y yo solo quiero que venga, que venga para salir con el y todo sea un noviazgo común, pero ya me ha aclarado: “Marian el día que yo vaya a México es para tener un plan de vida contigo” (siempre que se pone serio me llama por mi nombre jajajaja).

Yo apenas soy una adolescente y él ya es un adulto, nuestros intereses son similares pero diferentes y creo que el amor tampoco es el mismo. A veces pienso que sí me enamoré y a veces pienso que él es solo otro mas.

Yo soy una chica muy dura, pero cuando puedo llegar a sentir algo lo digo y lo demuestro. Pero quien sabe: quizá me enamore de él y quizá si algún día viene me proponga matrimonio y yo acepte y nos casemos después de que termine mi carrera y ya tenga empleo, porque el amor es esperar y el amor no es comida, o al menos esa historia imagino en mi mente.

Contradictorio de lo que acabo de decir, sí. El amor es esperar, pero solo cuando lleva a alguna parte. Si él no viene pronto, tendré que ser fuerte y dejarlo para siempre.

Al final todo sale bien

Amor sin distancia